Jubilación merecida para Jan Haenraets

El próximo 21 de septiembre se jubila Jan Haenraets, después de haber trabajado en Fancom durante 43 años. Jan ha formado parte del equipo de Fancom desde los inicios de la empresa y se ha dedicado  al apoyo técnico para nuestros clientes con gran devoción.

Jan Haenraets

La suya ha sido una carrera profesional muy valiosa, comprometida con la ‘transferencia de conocimientos’. Todo lo que sabemos hoy sobre la automatización de establos, lo ha transmitido Jan por todo el mundo. Era una persona bien recibida en todas partes. Porque venía para ayudar a los clientes y a los usuarios. Ya fuera para resolver un mal funcionamiento o para poner en marcha una instalación, Jan siempre se aseguraba de que la gente aprendiera algo . Y eso le hacía  una persona muy apreciada en todo el mundo.

Más de 6500 horas de vuelo

Creemos que Jan ha realizado más horas de viaje que cualquier otro empleado, nos lo confirma su registro de viajes: “Si sumo todos mis vuelos, he estado por más de 6500 horas  en un avión, es decir, ¡más de 280 días completos! En cuanto a la distancia, son más de 5 millones de kilómetros. Así que he volado más de 130 veces alrededor del mundo y he estado en 86 países. Es decir, sumando todo, he estado más de 7 años en el extranjero. No siempre fue fácil para mi familia, especialmente cuando los niños eran pequeños. Aún así, he disfrutado de todos mis viajes ”.

Amigos para siempre

Cuandoviajas tanto,  vives muchas cosas y haces amigos en todas partes. Jan podría escribir un libro sobre sus experiencias. Después de reflexionar unos momentos, comparte con nosotros algunos de sus recuerdos más especiales. 

Jan Haenraets - Hoa Phat Group

“Uno de mis primeros viajes fue a Syros, una isla griega cerca de Mykonos, para poner en marcha una instalación de VTC. La primera parte del viaje, con el avión a Atenas, fue fácil. Pero después tuve  que tomar un taxi al puerto para ir en el ferry a Syros. Nadie hablaba inglés y yo no podía leer los letreros en griego. Finalmente llegué al puerto donde la cosa se complicó todavía más: había 25 transbordadores, cada uno con  un destino diferente. ¿Cómo iba a encontrar mi barco? Después de algunas indicaciones griegas poco claras, me subí a uno de los barcos con la esperanza de llegar a Syros después de un viaje de 5 horas. Normalmente hace buen tiempo en Grecia pero en este viaje no: las olas rompieron sobre  el ferry. Después de un viaje emocionante y turbulento llegué a Syros donde me estaba esperando toda la familia Dalesios. Me recibieron con los brazos abiertos y me mimaron durante toda la estancia, mientras yo ponía en marcha la instalación. A lo largo de los años he vuelto un par de veces más, para ampliar el proyecto, y siempre me han recibido muy bien. Y ahora ya sé como llegar."

Traqueteo de puertas en Japón

Viajar tanto también significa conocer muchas culturas diferentes. Jan se adaptaba fácilmente a cualquier lugar. Aunqueviajar no siempre estuvo exento de peligro.

Jan Haenraets - Japan

“En total he estado unas 30 veces en Japón, un hermoso país con una cultura completamente diferente a la nuestra. Los japoneses siempre quieren hacer las cosas de forma impecable, y revisan todo al menos dos veces. Es algo que debes tomar en cuenta trabajando allá. También verificaban mis explicaciones y si después tenía que cambiar o corregir algo porque funcionaba un poco diferente en la práctica, les costaba trabajo aceptarlo. Nunca olvidaré uno de mis viajes a la isla norteña de Sapporo (también una marca de cerveza, por cierto), aunque por otro motivo. Ya habíamos puesto el equipo de Fancom en funcionamiento en varias naves de ponedoras y una nave de cría y estaba instalando el PC con el software de gestión F-Central. Durante todo el día ya había tenido algunas veces la sensación de que el suelo se movía. Empecé a dudar de mí mismo, porque sabía que no estaba borracho. Pero cuando estábamos trabajando en la oficina, el suelo realmente empezó a moverse. La gente de la oficina no parecía asustarse. En lugar de salir corriendo simplemente sujetaban todo lo que podía caerse y luego seguieron con el trabajo como si nada. Por la noche me despertó el traqueteo de las puertas en mi habitación. Mi intérprete, el Sr. Kubo, me llamó para explicarme que había sido un terremoto y me aseguró que no duraría mucho tiempo. Y así fue. El día siguiente pudimos finalizar la instalación sin problemas."

Frío y calor en Siberia

Bajo el lema: "Debes intentar todo por lo menos una vez" Jan siempre intentaba adaptarse a las costumbres locales durante sus viajes. A veces le ha llevado a situaciones sorprendentes, como nos cuenta en esta anécdota de Siberia. 

“Estaba en Siberia, - Irkutsk y Novosibirsk - para la puesta en marcha de un equipo de Fancom y la formación de los usuarios cuando me invitaron  ir a una sauna después del trabajo. El coche que pasó por mi estaba lleno de hombres rusos. Lo cual no me importaba porque hacía mucho frío. La sauna se encontraba en lo profundo de un bosque. Era una casa de hormigón, completamente cubierta por la nieve, con una estufa de hormigón en el interior. Las piedras calientes alrededor del fuego se apagaban regularmente con cerveza, lo que le daba al vapor un olor agradable. Teníamos que golpearnos ,el uno al otro, con ramas de abedul para que la piel se ‘despertara’’ bien. Si ya no aguantabas el calor, podías ir afuera, en la nieve a -20 centígrados , y darte un chapuzón en el lago. Después me enteré que el lago tenía una profundidad de más de 1 kilómetro. El día siguiente finalizamos la instalación y tomé el avión para volver a casa. En resumen, fue una experiencia excepcional."

Jan Haenraets - India

Son solo 3 de las innumerables anécdotas que Jan  vivió durante sus viajes. Bonitos recuerdos que nunca olvidará. “Estoy feliz de haber podido enseñar a mucha gente cómo tienen que utilizar nuestros equipos en sus establos y asi obtener los mejores resultados para sus animales y un mayor rendimiento”, concluye Jan.

Lamentamos mucho tener que despedirnos de nuestro compañero Jan Haenraets. Nos harán falta sus conocimientos y su compañerismo. Todavía le quedan algunos días libres por lo que comenzará a disfrutar de su merecido tiempo libre a partir del 1 de junio, junto con su familia, sus hijos y pronto también con su primer nieto.
Gracias Jan, por todos los años de dedicación a nuestra empresa y a nuestros clientes.