Una buena ventilación mínima es indispensable para un buen clima en la nave y por lo tanto una condición para sacar el mejor rendimiento de los animales. Una ventilación mínima suficiente es necesaria para expulsar residuos dañinos como CO₂, NH3, humedad, polvo y calor y dejar pasar aire rico en oxígeno. Un buen equilibrio de gas es sobre todo importante para los polluelos porque en las dos primeras semanas se desarrollan los órganos y el esqueleto y se asientan las bases para una buena inmunidad.

Sin embargo, una ventilación mínima excesiva tiene sobre todo desventajas. Como consecuencia, los animales rinden menos, hay más posibilidades de mortalidad y puede que haya más bajas posteriormente.

Descargue aquí el documento técnico con consejos útiles sobre la ventilación mínima